viernes, 29 de mayo de 2015

LA DICTADURA DE LA IMAGEN

Queridas cuarenton@s/cuarentañer@s, después de las elecciones del pasado domingo, PERPLEJA ESTOY. Y no por los resultados electorales (tranquilas, que no voy a hablar de política), sino por los muchísimos comentarios que vengo oyendo en los últimos días cada vez que aparecen en televisión mujeres como Ada Colau, Mónica Oltra, Carolina Bescansa o Manuela Carmena...Insisto. NO ESTOY HABLANDO DE POLÍTICA, sino de la facilidad con que la gente opina de su físico...¡¡¡DE SU FÍSICO!!! Del de todas ellas ¡¡JA!!!...Pero vamos a ver, vamos a veeeeeer...¿son políticas...o top models?..qué pasa, que una persona que toma la decisión de meterse en semejante fregado (hay gente pa tó) tiene que ser una "it girl"? SÓLO FALTARÍA! Como todo en la vida, si la madre naturaleza te bendice con el don de la belleza, eso que te llevas, pero si no es así...qué? ¿ya no eres apta para la política? Una senadora, alcaldesa, concejala, presidenta o diputada debe SOPORTAR y consentir todo tipo de críticas por no tener un culo de infarto, piel de geisha, cuerpo 10, estilo natiabascaliano o un fondo de armario que para sí quisiera Carmen Lomana? Repito la pregunta...¡¡¡¿¿¿¿PERO NO SON POLÍTICAS????!!! A ver si nos centramos....¿cómo era eso de que a los políticos/as había que juzgarles por su trabajo y no por su look? Porque me parece a mi que nadie recuerda de qué color era la corbata que llevaba ayer Rajoy, ni qué camisa se ha puesto hoy Pedro Sánchez...pero caray, cómo cambia la cosa cuando hablamos de tías: "si es feíiiiisimaaaa"..."¡vaya gafaaaaas!" ¿¿¿con chupa de cuero verde???...¡¡vaya pintasssss!!!..."joder, qué carcamal"...y así un laaaaaaaaargo etcétera de comentarios, tradicionalmente machistas, que curiosamente siempre espetan las mujeres. Asqueroso. Asqueroso y torpe, compañeras. SOMOS NUESTRO PEOR ENEMIGO.
Y no os confundáis...no seré yo quien enarbole la bandera del feminismo ni la paridad política. Que no, que no. Que a mi me duele la boca de criticar lo que hizo Zapatero con el "supuesto reparto justo" de carteras ministeriales entre tíos y tías. Dije que era ridículo y me ratifico.No creo que la valía política resida en el sexo. Pero eso es una cosa, y otra, la dictadura de la imagen. El precio que pagan las mujeres políticas en el terreno personal es muuuuy alto, porque están sobreexpuestas a una opinión pública que no debería traspasar los límites de lo puramente profesional. ¿Creéis que Albert Rivera, Luis de Guindos, Jose Ignacio Wert, Pablo Iglesias, Mariano Rajoy o Pedro Sánchez se levantan dos horas antes que sus compañeras de partido para arreglarse? NOOOOOOO...por supueeeesto que noooo. La pregunta es : ¿y deberían hacerlo? Tal vez no, para qué. Total, ésto de la política es como las bodas; nadie se fija en el novio. Pero en ellas..¡¡ay en ellas!!!...vaya si se fijan!. Y os digo una cosa; hay que tener un paraguas muy, muy grande para ser política, ser el centro de todas las miradas y que el chorreo no te cale hasta los huesos. Hay que estar hecha de una pasta especial para que, digan lo que digan, a tí, plin. ¿O NO?...
Un ejemplo:  Teresa Fernández de la Vega. No me hubiera gustado en su piel cuando era vicepresidenta del gobierno (juro que lo de la piel no va con segundas) . Independientemente de las filias y fobias políticas que suscitara, no me negaréis que su pelo, sus arrugas, su delgadez, su cuello y sus chaquetas fueron "trending topic" día sí y día también. Otro ejemplo: Soraya Sáenz de Santamaría y el famoso posado que hizo en el diario El Mundo,  descalza y tirada en el suelo  a lo femme fatale ...¡la lió parda!...¡ella!...con lo discretita que va siempre...(para una vez que mato un perro, diría)...o el que hicieron para Vogue las ocho primeras ministras socialistas "de la paridad". Si no se estuvo hablando un mes de la famosa foto de las chicas Zapatero derrochando glamour (o intentándolo) en los jardines de Moncloa, poco faltó. Por no hablar del revuelo que se armó cuando Carme Chacón se presentó con su esmoquin (y un par) en el desfile de la Pascual Militar. Pues bien, si yo hubiera sido Teresa Fernandez de la Vega, Soraya Sáenz de Santamaría, una de las ocho ministras de Zapatero o Carme Chacón, os juro que no habría salido de la cama EN-SE-MA-NAS por la depresión. Claro, que afortunadamente no todas son tan sensibles, sugestionables e inseguras como yo, que soy capaz de volver a casa a cambiarme de ropa si la madre más tonta del colegio me dice (con ese "tonito" de buen rollo que por supuesto no cuela), que los vaqueros me sientan mucho mejor porque "ahora los lleno". LA MUY...Pero a lo que iba...¿creéís que una política debe ser guapa...o al menos estilosa? ¿dónde está el punto de equilibrio?...si se arregla mucho y está muy pendiente de su imagen (como Fernández de la Vega, por ejemplo) MALO...es una frivolidad. Pero si no lo hace, si no se maquilla, va con vaqueros baratos, le importa un pito que las gafas estén desfasadas, no se abrasa el pelo en la peluquería cada dos días y encima da una rueda de prensa vestida con look "quechua" (como por ejemplo Mónica Oltra), PEOR. ¡¡¡¿Entonces, QUÉ?!!! ¿qué hay que hacer para que te dejen en paz?¿ir simplemente "correcta?¿subyugarte a los estereotipos?¿desmarcarte de los tópicos?...¿hay que ser complaciente con la sociedad o fiel a una misma?
Os contaré algo: la ex presidenta Fernandez de la Vega tenía TODOS los días del año un equipo de estilismo en su casa a las 6 de la mañana para que la maquillasen y  peinaran. La ex ministra Elena Salgado (la del tabaco) se plantaba a las 8 de la mañana en el Marco Aldany de su barrio para arreglarse el pelucón. Y Leire Pajín anduvo desquiciada porque su pelo era graso y debía lavárselo TODOS los días de su vida si no quería ser despedazada en las revistas cachondonas del cuore que todas nos compramos para regodearnos con las lorzas y la celulitis de las famosas (si es que somos malaaaaas) Bueno, pues ellas solo son un 3% de las mujeres políticas que cada día invierten VOLUNTARIAMENTE dos horas diarias, sí, DI-A-RIAS, en pro del look. Dos horas que se quitan de su tiempo, de su familia, de su descanso...de su vida. Y creedme, es un infierno. Lo sé por experiencia; no porque yo tuviera que comparecer en rueda de prensa o presentar una enmienda en el Congreso, sino porque la tele (donde he estado trabajando 21 años), te obliga a pagar el peaje de chapa y pintura cada día que vas. Que sí, que ya sé que no es lo mismoooo...que la tele es imagen, que nadie me ha puesto un puñal en el pecho para que fuera presentadora, que podría haberme rapado el pelo para tardar menos y que oye, al fin y al cabo te están haciendo un favor, porque a ver quién es la guapa que sale en pantalla con la cara "lavá". Vale, la tele es así...y las dos horas diarias de maquillaje y peluquería forman o han formado parte de mi trabajo.. Lo que no tengo tan claro es que las políticas deban plegarse a semejante calvario. Porque su tiempo vale tanto como el de cualquiera. Y esas mujeres seguramente tienen hijos, perro, amigas, maridos o amantes...alguien importante en sus vidas; alguien a quien hablar, besar, contar, tocar o escuchar en vez de dedicarle esas dos horas de su tiempo a "chapa y pintura"... ¿Y todo por qué? ¿De verdad no preferimos políticas profesionales a políticas "pintonas"? Ayer me enteré de que la candidata de Compromís, Mónica Oltra, una de las políticas más vapuleadas por no cuidar su imagen , tiene CUATRO hijos. Y yo dije "ole, ole y ole"...Olé por no robarle tiempo a su familia para ir a la peluquería, olé por poner en valor su formación, no la imagen y olé por lucir camisetas ajustadas con slogans reivindicativos (que de verdad, a mí me traen al pairo), porque lo que le importa es que se lea el mensaje, no el michelín. Así que ¿sabéis qué pienso cuando veo a la señora Oltra con esa imagen de mujer absolutamente normal, con gafas de mujer normal y con el pelo lacio y "normal"?..que al menos ella sale en la tele porque ha hecho política, no como otros, que hacen política para salir en la tele.

viernes, 22 de mayo de 2015

MIS TERAPIAS Y YO (SEGUNDA PARTE: ELECTROFITNESS)

Hola cuarenton@s! No sé vosotras, pero yo, a partir de los 40, empecé a hacer deporte por obligación. Mi súper vientre-liso-de-la muerte-a-pesar-de-tres-embarazos comenzó a perder tersura (¿inexplicablemente?) y las carnecillas de papada, brazos y muslos, también. Fíjate, así,"de repente". Claro que esperaba que algún día ocurriese, pero francamente, pensé que el momento "ay-que-ésto-se descuelga" me llegaría a los 83 años,¡ NO AHORA!. Peeeeeero todo llega, y el día menos pensado te encuentras en la perfumería sacando del bolso unas gafas "de vista cansada" para poder descifrar la composición de esa crema antiarrugas que anuncia una Barbie yanqui de 70 tacos a la que siempre has considerado muchiiiiiiiiiiiisimo mayor que tú y que por supuesto NUNCA UTILIZARÍAS porque NUUUUUNCA LA NECESITARÍAS. Nooooo....YO, NO. "Ja!, a MÍ me van a venir esas viejazas de Andy MacDowell y Jane Fonda con cremas antiarrugas/colágeno/efecto lifting/ácido hialurónico/enzima Q10/retinol, elastina y antioxidantes!...¿quién necesita eso?" Pero sí. Vinieron esas viejazas...y muchas más.
Es una realidad: el orgullo merma nuestra objetividad. ¿No creéis que siempre nos vemos más jóvenes, más tersas o más guapas que las mujeres de nuestra misma edad? Sin embargo, cuando les pregunto a mis hijos.."a que esa señora parece mucho mayor que mamá"o..."¿cuántos años me echarías si no me conocieras"? o mucho más diifícil: "¿quién es más guapa, esa Top Model (que tiene unas manos horrorosas porque se muerde las uñas) o mamá?"...No os diré la contestación, pero os aconsejo que nunca hagáis estas preguntas. Las respuestas SIEMPRE son letales. Claro, que te queda el consuelo de pensar que tus hijos no se enteran de nada, porque "salta a la vista" que Elsa Pataky está envejeciendo fatal, que lo que tiene Kim Kardashian es un culazo gordo y que Blanca Suárez es mona porque tiene 27 añitos, pero que ya te gustaría a tí verla a los 45 después de tres embarazos. Y de repente reparas en que todo tu ser rezuma envidia por cada poro de la piel y que tus pobres hijos te escuchan con los ojos muy abiertos y paralizados por el terror porque tú les estás contando todo ésto "un pelín" histérica, con las aletas de la nariz bien abiertas..¡y a gritos!. Bien. Pues ése es el momento. ¡Ésa es la señal!. Es entonces cuando debes agacharte para recoger del suelo toda tu dignidad, y con ella a la espalda marcharte a un gimnasio...o adonde creas que con un "poquito" de esfuerzo, en quince días tienes el cuerpo de Jessica Alba y la cara de Monica Bellucci.
Así fue como un día me encontré pidiendo información en un centro de electrofitness. El reclamo no podía ser mejor: 25 minutos a la semana...¡y dura como un demonio! Sin duda, lo que yo necesitaba. Me ofrecieron una clase de prueba, pero yo, que tenía muuuuy claro que eso era lo mío, firmé directamente el bono de diez sesiones."Pan comido", pensé...JA!
Llegué al Estudio dispuesta a darlo todo (total, eran veinticinco minutos de ná) y me vestí con la ropa que ellos me proporcionaron: mallas pirata y una camiseta ajustadita. Hasta ahí todo bien. Entonces mi entrenador (que durante media hora es sólo para tí , porque el tratamiento es personalizado), empezó a mojar con agua las prendas infernales que debería ponerme encima: un chaleco y un pantalón horroroso a lo Tomb Rayder lleno de cables y electrodos que me convirtieron en una especie de Lara Croft en versión Torrente. Y ya empecé a quejarme...que si el traje está empapado, que si tengo frío, que si este cable me molesta, que si me siento como Robocop, que joder qué fea estoy con ésto..en fin...mi pobre monitor debió pensar que le había tocado la tonta del día. Pero lo peor estaba por llegar. Me enchufa dos tubos que salen del traje a la máquina y me dice "Trota". ¿¿¿¿Que troteeee???...pero si no podía moverme con todos esos cables y esos cientos de cinturones apretándome la armadura! Claro que, como a mi derecha había una mujer (a mis ojos bastante más vieja que yo) que saltaba como un gamo y encima parecía feliz, me tragué mi orgullo y empecé a "trotar" mientras el entrenador iba subiendo la intensidad de las descargas eléctricas desde los gemelos hasta los hombros. Y ahí empezó el verdadero suplicio; porque la electroestimulación mueve de forma simultánea 350 músculos con una penetración del 100% alcanzando las capas más profundas y difíciles de activar mediante el ejercicio convencional. Corrí y troté como una cabrona, hice elíptica,  abdominales boca arriba, boca abajo, con el TRX, con el bosu, cogí todo tipo de barras, mancuernas y cintas elásticas...¡y todo eso mientras te van dando descargas por todo el cuerpo!!!!! Os juro que hasta ese día yo no sabía lo que era sudar. JO-DER. Cuando los veinticinco minutos más largos de toooooda mi vida terminaron, el monitor me quitó el traje (literalmente; yo no podía moverme) y después de un masaje con el fitball que por supuesto ni noté, me fuí reptando al vestuario para ahogarme un poco bajo la ducha y de nuevo salir reptando hasta la calle. Llegar al coche fue un triunfo....meter el embrague para cambiar de marcha, ni os lo cuento. Pues bien, como la electroestimulación mueve músculos y celulitis, tan contenta que me fui a casa, porque en teoría los electrodos provocan la quema de grasas durante 72 horas...y solo eso merecía el hiper-mega-ultra-macro-esfuerzo-titánico de haber recibido descargas eléctricas durante media hora mientras mi monitor (al que ese día odié con toda mi alma) me machacaba como a un marine.
Pero ayyyy!!!...siempre hay malas, malísimas amigas/vecinas/mamás del cole dispuestas a arruinar tu vida, y después de tres semanas acudiendo religiosamente a mis tortuosas sesiones de electrofitness, una lista-calista va y me pregunta: "¿Y qué tal?, ¿funciona?. ¡¡¡¡¡PERO SO CABRONA, ACASO NO ES EVIDENTEEEEEE???? Qué le habría costado preguntarme, qué sé yo, el precio, o si está bueno mi entrenador, o si ya he conseguido terminar mi clase sin vomitar...PERO NO. Me pregunta la muy bicho que si se me nota. JA! La muy envidiosa!...como si mis abdominales tuvieran algo que envidiar a los de Aznar. ¡Será posible!
Lo más sorprendente es que a pesar de todo, del dolor, del frío, de la ropa mojada, de esas agujetas del lunes que empalmas con las del jueves, del temblor en el párpado que a veces me sale y de que NO me he convertido en una Top Model, SIGO YENDO. Y ha pasado un año. Yo ya no creo en milagros, y tampoco creo que el electrofitness sea la solución, pero sí me parece una estupendísima actividad complementaria a cualquier otro deporte; padel, running, flamenco..lo que sea. Yo estoy contenta, más dura, y con el culo más alto, más "culo-hormiga". Y oye, ya soy capaz de llegar al coche con toda dignidad, sin que tres personas se me acerquen preguntando si llaman al 112. Recomendable?..sí. ¿Caro?...pues a ver, menos que un entrenador personal y más que un gimnasio ¿Duro?..durísimo. ¿Notas los efectos rápidamente?...sí (aunque las envidiosas de tus amigas te pregunten si de verdad funciona).
Y esa es mi experiencia con la electroestimulación. Ya tengo claro que, o acabo electrocutada, o de aquí a un año estoy como Elsa Pataky. JA





miércoles, 20 de mayo de 2015

MIS TERAPIAS Y YO (PRIMERA PARTE:BIOMAGNETISMO)

Hola cuarenton@s! Recordáis que hace meses estuve muuuuy malita por culpa de mi cistitis??...Pues bien, ME CURÉ!!! ¿recordáis que en mi último post decía algo así como "pongo a Dios por testigo que cuando haya vencido a la bacteria, TOOODOS los días de mi vida intentaría recordar lo afortunada que es una por estar sana...y que qué necios somos cuando tenemos salud y no la valoramos y bla, bla, bla?...ehhhh?...pues bien, debo ser la necia más necia del mundo, porque ha pasado el tiempo, me he curado del todo y a pesar de que me comprometí a contar cómo sería la "curación final" (si ésta llegaba), NO LO HE HECHO. Y eso no está bien. Naaaada bien...porque, como dice mi madre, es de bien nacidos ser agradecidos...y yo, NO LO HE SIDO.¡Y hay que ver que di el coñazo con la maldita infección!...peeeeero, lo dicho, que somos muy necios y cuando por fin estamos bien, olvidamos lo malo (yo, al menos). Y no quiero dejar pasar más tiempo, así que, por fin, hoy voy a saldar la deuda pendiente que tengo con el BIOMAGNETISMO, que fue finalmente lo que puso fin a mi pesadilla bacteriana, Lo repito: BIOMAGNETISMO. Ja!...cómo os quedáis?...pues imagino que con la misma cara que yo cuando escuché por primera vez el palabro. El caso es que, después de meses y meses de atiborrarme de antibióticos, de convertirme en una especie de hechicera del siglo XXI (no había cosa que me aconsejaran para acabar con la cistitits que yo no hiciera), de tener las relaciones sexuales más tormentosas del mundo y de pasarme un veranito duro-duro-duro (sin mis vinitos blancos, dosificando los bañitos en la playa, con un gesto torcido permanente y sobre todo con ese dolorrrrrr pertinaz que me mordía la uretra), mi vida se había convertido en un infierno.
Bueno, al lío. Ya ni recuerdo cómo llegó Ángel a mi vida, pero todo cambió. A ver si logro explicaros en qué consiste el biomagnetismo sin meter la pata ni decir muchas burradas; esta terapia parte de la base de que los patógenos (los bichos malos que producen enfermedades) se desarrollan cuando el PH está desequilibrado en un punto determinado del organismo. Pues bien, una vez que el terapeuta localiza el virus/bacteria/parásito/hongo tras un exhaustivo rastreo por nuestro mapa energético, coloca un par de imanes para crear un campo magnético en el que el bicho queda atrapado...y MUERE!!!...PARA SIEEEEMPRREEEE...Y no es magia, ni cuestión de fé, ni sugestión. Es algo mucho más sencillo; los imanes equilibran de nuevo el PH y el bicho muere porque ya no encuentra las condiciones óptimas para sobrevivir. Lo más raro es comprobar cómo tu pierna se acorta involuntariamente entre uno y tres centímetros cuando el imán da con el patógeno. Que sí, que es el sistema de rastreo es un poco raro, pero oye, funciona.
La terapia no dolorosa, ni invasiva...por no ser, ni siquiera es cara! A ver, que  yo habría vendido mi alma al diablo con tal de pasar UUUUUUUNA sola noche sin dolor, pero afortunadamente Ángel  (que no podía tener otro nombre) no aprovechó la coyuntura.
Lo mejor del biomagnetismo es que, con un par de sesiones basta. No es un tratamiento crónico, largo, caro o tedioso. Nada de "vuelve dentro de una semana, o una vez al mes". NO. Si el patógeno está localizado, ten por seguro que los imanes acaban con él en unos minutos, Repito, PARA SIEMPRE!
Claro que, mejor no os cuento los caretos que me pone la gente cuando hablo de esta terapia...porque, entre que soy exagerada, bastante apasionada contando las cosas, y que mi fama de fantasiosa me precede, pues el testimonio pierde credibilidad. Pero como soy taaaaaan pesada, y la gente de mi entorno está tan haaaaarta de escucharme hablar de Ángel y sus imanes, amigos y familiares han ido entrando por el aro. Y allá a la consulta que han ido...y por causas tan diversas como arritmias, protusiones lumbares, alergias alimentarias, bultos internos, insomnio, herpes zoster, e incluso tabaquismo. Y sabéis qué?...el biomagnetismo ha funcionado...CON TODOS!!! Cosa que me alegra enormemente después de haber tenido que aguantar comentarios tipo: "hija, Silvia, es que te lo crees todo"... "Silvia, mira que eres facilona" (léase en su vertiente lingüística más amable), "Silvia, eso es que los antibióticos por fin te hicieron efecto", o "Ayyyy, Silvia, tú y tus terapias". Y sí. Es cierto que soy facilona, sugestionable y exagerada, pero cuando tienes un dolor que no te deja vivir durante meses, que te cambia el carácter, que va royendo tu vida segundo a segundo, y que en UUUUNA sola sesión de biomagnetismo DESAPARECE PA-RA- SIEM-PRE, me siento obligada a compartir mi experiencia con todo aquel que quiera escucharme o leerme. Porque no tendré vidas suficientes para agradecerle a Ángel lo que ha hecho por mí.
El caso es que el biomagnetismo me ha abierto la puerta a otras muchas terapias que desconocía y que, como dice mi marido, han cambiado mi forma de hablar y cuidarme: "tengo que hacerme una sesión de reiki para alinearme los chakras"..."mañana, sesión de electrofitness", "el martes abdominales hipopresivos"..."luego tengo hora con mi coach"..."¿ya te he hablado del mindfulness? Pobre. No imagináis la cara que pone. Pero eso lo dejo para el post del próximo viernes. Os contaré mi experiencia con el electrofitness. Risas aseguradas.

P.D: El biomagnetismo es una ciencia y se imparte en numerosas universidades españolas.

P.D: Este post fue publicado el 20 de mayo de 2015, pero como la informática se me rebela, borré la entrada por error. La he intentado reescribir de igual manera. Espero que no echéis de menos ningún detalle. Si es así, hacédmelo saber

Otro P.D: Quien quiera contactar con Angel, que me escriba un correo. Yo os contesto por privado.


viernes, 8 de mayo de 2015

ESCENAS DE PLAYA

Hola, cuarentañer@s!  Después de una semana muy, muy durita, decidí largarme este puente a la playa para, literalmente, DE-SA-PA-RE-CER. Además, ¿el domingo no era el día de la madre?...pues eso, allá que me fui con dos de mis cachorros...a disfrutar de la maternidad! Y vaya si lo hice!; un 80% debido al sol, el mar, las cañitas en la tumbona, mi lectura de El Jilguero (que me tiene absolutamente abducida), esas cabezaditas clandestinas que dejan tu dignidad a la altura de la arena...y a la absoluta autonomía de mis hijos. Pero no os voy a mentir; del 20% restante de de ese goce tuvo culpa mi voyeurismo incurable...a ver, voyeurismo del bueno...entendido NO como una conducta parafílica, sino como la costumbre de observar atentamente a los demás. Con descaro, vaya. ¡¡¡Y es que no puedo evitarlooo!!!...máxime cuando estoy absolutamente embebida en mi ebook y de repente oigo cómo una vieja repija le espeta a su santo: "Enrique, con los cordones del bañador por dentro y la etiqueta por fuera pareces talmente un es-ce-ho-mo"...¡ TALmente un ESce hommo!...me moríiiiiia. Así que, después de muchos esfuerzos por concentrarme en la novela, me rendí. Y qué hice? MIRAR. Y qué vi?...pueees...básicamente...lo que no quiero llegar a ser. No quiero quedarme dormida espatarrá con la boca abierta, no quiero que nadie se entere a gritos de lo muuuucho que quiero a mi hijo, no quiero  salir del agua con medio culo tapado y medio fuera...pero lo que de verdad, de verdad, de verdad  me horrorizaría, sería tomarme una cerveza con mi pareja SIN CONVERSAR. Y eso fue lo que más me impactó; en el restaurante de la playa había muchas parejas jovencitas con sus retoños que ni siquiera se miraban a la cara; cada cual con su móvil...sin hablar...compartiendo qué?...NADA...o sí: las ganas de tener otra vida. A saber cuál era la historia de cada uno de ellos. Claro, que para eso estoy yo con mi desquiciada imaginación, dando por hecho que todos eran absolutamente infelices después de haberse convertido en una mala copia de sus padres. Porque no nos engañemos; la maternidad/paternidad es dura, pero ir con un bebé a la playa ¡es un auténtico coñazo!. Sólo preparar la bolsa consume la energía de cualquiera: los pañales, la crema para el culo, toallitas húmedas, biberón, babero, chupetes varios, cucharita, potito, muda-de-por-si-acaso, protector solar, un "algo" para arropar a la criatura por-si-acaso-se duerme, juguetitos, tres toallas (una para secarle, otra que acote la zona franca donde se sentará y otra de-por si-acaso), bolsa para los pañales sucios y por supuesto el gorrito. Pero el mérito no es meterlo todo en una bolsa de 70 litros de capacidad, no. El verdadero reto consiste en colgarla de la silla de paseo sin que ésta vuelque por exceso de peso con el bebé dentro.
Ayyyyy...dónde quedaron esas jornadas playeras de rollo chill out...cuando sólo había que preocuparse de bajar a la playa con un bikini mínimo e ideal (con un cuerpo mínimo e ideal también, claro) y conseguir una cerveza bien fresquita...o dos...¡o tres mojitos!...o un copazo al atardecer. Qué más daba...total, no había prisa, ni horario, ni preocupaciones. Por no hablar del amor...Ayyyyyy...ese amor desbocado contemplando la puesta de sol con un güisquito en la mano, imaginando lo placentera que sería la vida con ese tiaco sieeeeeempre a tu lado, con niños moniiiisimos que dormirían placidamente en su carrito mientras tú y tu pareja, (que por supuesto con el tiempo habríais ganado en belleza), contemplaríais la bola del sol bajar saboreando un Château D'Yquem...Ayyyyy!!! PERO NO. Seguramente la mayoría de las parejas que el otro día ni se miraban en el chiringuito (porque bastante tenían con entretener a su bebé llorón), también imaginaron que sus futuros días en la playa serían idílicos, perfectos, y llenos de amor. Me entró un repentino ataque de solidaridad (porque anda que no he sufrido yo las jornadas playeras con bebés) y tuve muchísimas ganas de decirles "QUE SÍIII, que la buena noticia es que esta etapa pasa!!!, y que luego, cuando los niños crecen y son autosuficientes y no tienes que bajar a la playa como un sherpa nepalí porque ellos ya meten sus cascos, su toalla y su movil en una mochila, tú vuelves a poder leer, quedarte dormida en la tumbona (a pesar de lo poco glamuroso que resulta), y POR SUPUESTO tomarte una maravillosa cerveza helada (o cuatro) disfrutando de una conversación adulta con tus hijos... TODO LLEGA...pero queridos, hay que pasarlo!
Así que, para celebrar lo felicísima que me sentía y de paso darles un poco de envidia, me pedí otra cañita...Y en esos pensamientos me perdí.

PD: mi cuerpo ya no es mínimo ni ideal, pero más de un "esce homo" me echó unas miraditas que para sí las hubiera querido Angelina Jolie. JA






lunes, 22 de septiembre de 2014

MI BACTERIA Y YO

Hola. Me llamo Silvia, y tengo cistitis. Pues sí. Esa sería mi forma de presentarme en una reunión de "infectadas de orina anónimas"...bueno, en este foro, o en cualquier otro, porque es lo primero que se me viene a la boca cuando hablo con alguien.
Tres meses y medio.Tres meses y medio. Tres meses y medio.¡¡¡ TRES MESES Y MEDIO!!! luchando contra la klebsiella oxitoca, una bacteria pertinaz como la sequía e inasequible al desaliento que, aparte de amargarme la vida, he descubierto que a las mujeres nos une mucho...pero mucho, mucho.
Resulta que en estas laaaaaargas vigilias cargadas de dolor y desesperación, entraba en Internet buscando cualquier solución, ya que el bichito de los cojones se ha hecho resistente a todos los antibióticos que he tomado. Tecleaba en el buscador : solución-cistitis-infección- resistente- remedios caseros-klebsiella y no sé cuántas palabras más, y las combinaba de infinitas maneras en búsquedas infinitas con una fé infinita en encontrar ALGO que me permitiera volver a vivir como antes...feliz o infeliz, preocupada o confiada, estresada o aburrida...como fuera...pero SIN DOLORRRRR!!!
Pues bien, en esas búsquedas cibernéticas de madrugada, descubrí que el 95% de las cuarentonas/cuarentañeras han tenido, al menos una vez en su vida, un episodio de cistitis. Vaya, que al parecer es algo inherente a la esencia femenina. El modus operandi de la bacteria, que ya digo, en mi caso ha sido la klebsiella, pero que comparte podium con la E.coli, es siempre el mismo: en cuestión de segudos comienzas a sentir unas ganas terribles de ir al baño, vas pensando que tu vejiga va a descargar litros y litros de líquido...y..¡sorpresa!...cae una mísera gotita mientras, algo parecido a una gillette, te va rajando la uretra. Pero claro, el horror no ha hecho más que comenzar, porque este bonito episodio vuelve a torturarte cada vez que entras en el aseo. Si tienes la inmensísima suerte de dar con un farmacéutico que te venda los dos sobrecitos de Monurol sin receta, te ha tocado la lotería, porque ese espantoso dolor que no te deja ni andar, ni hablar, ni respirar, cesará en unas horas. Pero claro, con esta "ley seca" de los antibióticos, resulta más fácil conseguir 5 gramos de heroína que el Monurol. Y eso que te has arrastrado por el suelo de la farmacia, puesto de rodillas, llorado e implorado que te vendiera la fosfomicina a cualquier precio...pero no. No hay manera. El 95% de los farmacéuticos, esa raza superior que lucha por erradicar del mundo a los ciudadanos que hacen mal uso de los antibióticos, te dicen (como si tú no lo supieras), que necesitas receta, que la cosa es muy sencilla; pedir hora con tu médico de cabecera, hacerte un cultivo de orina, y esperar el resultado para ver qué bichito tienes ahí abajo jodiéndote la vida. Y al otro lado del mostrador tú te vas haciendo pequeñita, pequeñita, y te sientes regañada como si te hubieran pillado falsificando las notas del colegio. Encima!
De nada sirve que le digas que no pides Monurol por vicio, sino por  necesidad...y que no te dan hora con tu médico hasta pasado mañana... y que no puedes irte a urgencias cuatro horas porque alguien tiene que quedarse con los niños...y que sí, que ya te harás el cultivo cuando termines el Monurol, pero que NECESITAS LA FOSFOMICINAAAAAAAAAA!!!!!!...
Así que, recoges la dignidad que has tirado por el suelo de la farmacia, y te vas a otra. JA!...y resulta que en las dos siguientes igual te pasa lo mismo, pero que hay una cuarta en la que compruebas que Dios existe porque, sin más ni más, ese farmacéutico al que regalarías en ese momento hasta las escrituras de tu casa, te dice..."pobre...qué mal lo tienes que estar pasando...ya sabes que necesitas receta, pero bueno, llévate el Monurol, traeme la receta cuando puedas y no olvides hacerte el urocultivo dentro de unos días". 
Pues bien, miles de mujeres en todo el mundo viven a diario este episodio tan habitual, tan costumbrista, tan cotidiano.
Me sorprendió descubrir en los foros que TODAS, pero TODAS-TODAS las que hemos sufrido alguna vez cistitits, pasamos por lo mismo...en Argentina, Londres, México...siempre es igual...primero un dolor que en mi caso ha superado al de mis tres partos...y después la desesperación de no disponer de una solución rápida que te alivie.
El caso es que después de TRES MESES Y MEDIO con infección de orina, mi uróloga está estudiando qué antibiótico de uso hospitalario puede acabar con esta pesadilla. Ni las pastillas de arándanos, ni los lavados bicarbonatados con hojas de nogal, ni la ingesta de 3 litros diarios de agua (por cierto, odio el agua), ni esos vinitos blancos sacrificados este verano en Cádiz han servido de nada. De nada.
Y además no me puedo quejar. Así de claro. No soy ninguna descerebrada. Sé que una cistitis será dentro de un tiempo algo anecdótico, un capítulo más de mi vida, que de ésto no voy a morir y que en estos momentos millones de personas están luchando contra enfermedades realmente serias, dolorosas, traumáticas, y en el peor de los casos sin solución.
Pero como mi coach dice, todo pasa por algo...de todo se aprende...y vaya si he aprendido!...no sé cuándo me curaré, pero pongo a Dios por testigo que cuando haya vencido a la bacteria, todos los días de mi vida intentaré recordar lo afortunado que es uno cuando tiene salud. Hay que ver qué necios somos, coño.

martes, 7 de enero de 2014

AQUELARRE CIBERNÉTICO

Cuarentonas/cuarentañeras/cuarentones/cuarentañeros...ayer recibí el enésimo guasap viral de estas navidades sobre la amistad femenina. Y sí, supongo que la culpa es de la ovulación, pero es que NO PUEDO EVITAR EMOCIONARME cuando leo esos textos tan cursis. Siiii...ya sé que son virales, que NO los escribe nadie que me conozca, que NO están inspirados en mí, que NINGUNA de mis amigas tiene ni tiempo ni ganas de parir frases tan profundas y lanzarlas a la red. NOOOOO. Lo sé. Nunca, nunca, NUUUUUUNCA harían algo tan hortera... ¡Por muy grande que fuera la cogorza! Peeeeeero...me los mandan. Y me entra un ego insoportable por todo el  cuerpo cuando el guasap de turno termina con esa frase tan exclusiva que dice: "no cortes la cadena y manda este mensaje a una mujer que dé significado a tu vida"...o bien: "no cortes la cadena y envía este mensaje a una mujer que consideres única"...o "no cortes la cadena y envía este mensaje a una mujer a la que quieras, sea maravillosa, admires, adores, necesites, etcétera, etcétera, etcétera... ¿Ésto pasa entre los tíos?...mmmmm...me temo que NI-DE-CO-ÑA. No me imagino ni a mi marido, ni mis hijos, ni a mi padre, ni a mis amigos, ni a mi cuñado, ni a mis sobrinos, ni a mi jefe, ni a mi monitor de padel, ni al carnicero, ni a mi vecino, ni a los obreros que me reformaron el baño recibiendo un guasap de este corte. No. NI-DE-CO-ÑA.
Como os contaba, el último que recibí fue ayer. Me lo mandó mi tía; una máquina de mujer. Ha descubierto Internet, Candy Crush, Apalabrados y Facebook a los 75 años y ella y el Ipad son todo uno. Lo mejor de todo es que, con ésto de las redes sociales y los "peligros que acechan al otro lado", sus nietos le han tenido que dar un pequeño briefing para que se abstenga de colgar fotos personales en su perfil de FB si antes no lo blinda con mil filtros de seguridad. Vaya faena. Porque con tanto filtro, al final solo tienen acceso a ese "peligroso material" su hermana y tres amigas más. Con lo que a ella le costó subir la foto de su fideuá del domingo! Pues bien, fue mi tía quien me mandó el guasap que muchas de vosotras ya habréis recibido/compartido y que empezaba diciendo "Querido Universo, cuida mucho a esta mujer que está leyendo ésto porque es mi amiga, es hermosa, fuerte y la quiero mucho..."...y terminaba con un "pásale ésto a 7 mujeres que quieras y hoy sucederá algo feliz...no cortes la cadena!...MALDICIÓN!!!!!. Otra cadena de la que podría depender que HOY fuera ese día en el que te puede pasar...vete-tú-a-saber-qué...pero que, por si las moscas, decides compartir con las otras 6 pobres amigas que se verán inexorablemente avocadas a participar en esta cadena femenina de mensajes profundos y tiernos. Porque, otra cosa no, pero tiempo te quitan. ¡vaya que sí! Primero descartas a las diez amigas a las que remitiste el último guasap sobre la exaltación de la amistad. Luego, eliges cuidadosamente entre tus contactos todas aquellas que vayan a apreciarlo como deben ( osea, que no corten la cadena). Después, caes en la cuenta de que alguna de ellas estará con la ovulación "en todo lo alto" y podría amenazar con contestarte un "jo, tía, qué ilusión me ha hecho. Tienes razón. Yo también te echo de menos .Tenemos que quedar esta semana..."y un sinfín de emoticonos incomprensibles que harían palidecer de envidia al jeroglífico egipcio más encriptado. Total, que ésa y dos más, descartadas. A ver, a veeeer...a quién puedo incluir en la "cadena-importantísima-del-día-super-feliz"...Repaso una y otra vez los contactos del teléfono y de repente caigo en mi ex compañera de padel a la que no veo desde hace dos años y de la que por supuesto no me he vuelto a acordar hasta hoy. Y zas!, la incluyo en la cadena, entre otras cosas porque la falta de confianza evitará que me mande a tomar viento como haría alguna de mis íntimas amigas.

Lo dicho, que entre leer los larguiiiiiiiiisimos textos, decicidir si rompes la cadena o no (con los peligros que ésto conlleva, claro), elegir diez "víctimas" y empezar a darle al comando de seleccionar-compartir-enviar, pues eso, que se te van diez minutitos largos...por lo menos. Y eso, contando con que todo vaya bien. Porque como seas como yo, lo fácil es que cometas un error y acabes mandándole el mensaje de la cadena-importantísima-del-día-super-feliz a esa mamá del cole tan asquerosamente perfecta a la que no soportas y de la que ya has hablado pestes en algún chat privado...porque ¡hay que ver lo que les une a dos mujeres criticar a una tercera! Lo que más.
Pero sin duda el guasap más brutal lo recibí el día de Nochebuena. Las protagonistas son una madre y su hija; están tomando un té hablando de lo humano y lo divino, y ésto es lo que le dice la madre a la niña: (solo transcribiré algunos párrafos):

"...nunca te olvides de tus amigas. Serán cada vez más importantes con el paso del tiempo. Por mucho que ames a tu marido e hijos, siempre las necesitarás. Acuérdate, cuando hablo de tus amigas me refiero a TODAS  las mujeres que estén ligadas a ti. Las necesitarás. Las mujeres siempre nos necesitamos..."
Y la hija, 40 años después, escribe lo siguiente: "...he cumplido 40 años y ésto es lo que he aprendido: El tiempo pasa.
Las distancias separan.
Los hijos crecen.
Los trabajos van y vienen.
La pasión disminuye.
Los hombres no siempre hacen lo que se supone que deberían hacer.
El corazón se rompe.
Los padres se mueren.
Los colegas olvidan los favores recibidos.
PERO...tus amigas siempre están ahí...independientemente del tiempo y los kilómetros que haya entre vosotras.Una amiga nunca está demasiado lejos para llegar cuando la necesitas. Cuando tengas que caminar por una valle solitario, las mujeres de tu vida estarán ahí, dándote ánimos, empujándote, y caminarán a tu lado. Amigas, hijas,abuelas, madres, hermanas, suegras, nueras, cuñadas, nietas, tías, primas y sobrinas....todas te acompañan....

...Pasa este mensaje a todas las mujeres que contribuyen a dar más significado a tu vida. Yo acabo de hacerlo. Te quiero amiga."

TOMA YA!!!!...PEASSSSO GUASAP!!!! PEASSSSO CADENA!!!!!...Total, que yo lo recibo, me emociono muchísimo, me comen las endorfinas, me siento la mujer más privilegiada del planeta por ser una de las destinatarias del mensaje, y sin pensármelo dos veces empiezo a reenviárselo compulsivamente A TODAS MIS CHICAS(seleccionar-compartir-enviar-seleccionar-compartir-enviar). Y por qué? Muy sencillo. Porque es la excusa perfecta para decir un montón de cosas que nunca dices; cosas tan sencillas como "te quiero/perdona por no haberte llamado en las últimas semanas/ me acuerdo de ti más de lo que parece/ me siento una super privilegiada por ser  tu amiga/feliz Navidad/"...sin embargo, paparapetadas en el anonimato de este texto, parece que no nos cuesta tanto decirlo. Y es una pena. En fin. Así somos las mujeres; intensas, muuuy intensas...y sobre todo, mucho más divertidas. Porque no seré yo quien se ponga ninguna camiseta feminista, pero las cosas como son. ¡No saben los hombres lo que se pierden con estos momentazos hormonales!
Lo dicho, que estos guasaps serán muy horteras...pero a mi me encantan.Y me encanta que TODAS LAS MUJERES DE MI VIDA  piensen en mi de vez en cuando, y que quieran compartir conmigo algo bonito, y que sepan que me moriré de gusto cuando me hagan la putada de incluirme en una cadena que te da la oportunidad de convertir el día más cotidiano en el más especial de tu vida con sólo un guasap. Me encanta. Me encantan los aquelarres cibernéticos.

viernes, 7 de junio de 2013

LA FELICIDAD A LOS 40

Queridas cuarentonas/cuarentañeras/cuarentones/cuarentañeros, me declaro MUY fan de la campaña publicitaria de Envialia...que diría un tuitero. Vaya por delante que no me llevo un céntimo de comisión, pero no me resisto a dedicarle este post. El motivo: me hace sonreír. Y eso no está pagado. A ver, que arrancarme una sonrisa a mi es lo más fácil del mundo. Pero cuando lo hace "un desconocido" y de forma "gratuíta" (aquí, por favor, obviad el trasfondo económico publicitario), me revoluciona las endorfinas.


La primera vez que leí uno de sus mensajes fue en medio de un atascazo en la M-40....La situación, pues nada que no hayáis vivido: marabunta de coches, velocidad de crucero "10-metros-minuto", los ojos aún hinchados como huevos duros, el coco leeento...muuy leento...y un sinfín de pensamientos de esos que a las siete de la mañana hacen que te replantees en qué punto de tu vida te has equivocado para estar allí; procesionando y con la mala leche pugnando por salir de tu esófago como un géiser. Pues eso. Y de repente, delante de mí, un furgonetón en el que leo: "UN ATASCO ES UN BUEN LUGAR PARA HACER AMIGOS". Ja!..O mejor dicho...JAJAJAJAJAAAAAAAAAAA!!!...Sencillamente, perfecto. Me encantó...y me dejó la sonrisa puesta durante un par de kilómetros...no más, claro, porque yo soy como soy, y mis mantras duran lo que duran.

El caso es que estos mensajes que tatúan de optimismo las furgonetas han aumentado y yo he desarrollado una especie de obsesión por ellos. Me fascina estar parada en un semáforo y de repente leer :

  • NO ESTÁS GORDO...ESTÁS HERMOSO
  • SI ALGO PUEDE SALIR BIEN, SALDRÁ
  • EL VASO ESTÁ MEDIO LLENO
  • MAÑANA MÁS, Y MÁS Y MÁS (éste es mi favorito)
  • NUESTRO DÍA FAVORITO DE LA SEMANA ES HOY
  • LO MEJOR ESTÁ AÚN POR LLEGAR
  • DESPUÉS DE LA TORMENTA, SIEMPRE SALE EL SOL
  • MAÑANA NO SE TE COLARÁ NADIE EN LA COLA DEL PAN (otro de mis top)
  • NO TE HACES MÁS VIEJO, TE HACES MÁS SABIO
  • HAY DOS CLASES DE DÍAS...BUENOS Y MEJORES
Ya os decía que arrancarme a mí una sonrisa es lo más fácil del mundo....o eso, o que soy  muy simplona...o que, como diría mi madre,  yo llevo la felicidad en mi ADN. Lo juro. Tengo la extraña habilidad de exprimir cualquier momento y degustarlo hasta el clímax siendo consciente de que en ese momento soy feliz. O dicho de otro modo: la gente es feliz a posteriori, nunca en presente. Pero yo sí. Yo tengo la inmesa suerte de saber cuándo "toco" el cielo con los dedos. Y entonces suelto en voz alta: "¡pero c... qué bien estoy!". Y me da igual quién lo oiga. Mi familia está acostumbrada. Mis amigos, ni os cuento. Claro, que esa es una cara de la moneda. La otra (es decir, mi cruz) ya no mola tanto, y es que nunca acepto que lo bueno acabe. NO-NO-Y NO!!!..Qué poco me resigno!!!...sí, es muy pueril, pero ya me flagelo yo solita...Bueno, a lo que iba...que el otro día, parada tras una furgoneta de Envialia y abducida por el mensaje "de la cola del pan" pensé: caray, si estos mensajes lograsen provocar en...qué sé yo...40 personas más, el mismo buen rollo que me genera a mí...el creativo responsable de la idea merece el Príncipe de Asturias! (me refiero al premio, claro, no al heredero).
En fin...será la edad, la pre-menopausia, los cambios que ha habido en mi vida en los últimos meses, la operación de mi padre, la partida inminente de mi hijo mayor a USA, el biomagnetismo (ya os contaré si me funciona o no), la primavera, el buen trabajo de mi coach...yo qué sé...pero cada vez estoy más convencida de que la felicidad es una elección.

A ver, que no es que yo me plante en Mercadona  y empiece a regalarle "tequieros" a diestro y siniestro, pero confieso que cada vez me cuesta menos decirlo...y funciona. En serio. Según mi coach es un ejercicio que hay que practicar todos los días;
1.Te llenas de buen rollo
2.Compartes ese buen rollo (síii...también con esa a la que odias)
3.Confías en que la onda expansiva buenrollista te alcance de nuevo
4.Y tachán!!!...compruebas que funciona. Lo juro

Básicamente se trata de interiorizar el mantra de "mente positiva". Al principio cuesta muchísimo concentrarse porque es dificil dejar la mente en reposo...pero es cuestión "de músculo"...poco a poco va saliendo solo...
 Lo dicho, será la edad...¡o que odio perder el tiempo!...sobre todo después de comprobar que hoy tengo 43 años y "ayer" tenía 24...
Así que, imbuída de esta doctrina tan hippy/optimista/...y quién sabe si pasajera, os dejo una frasecilla que intento incorporar a mis ejercicios diarios de buenrollismo:

Hoy no sabía qué ponerme...y me he puesto una sonrisa!

  • Postdata: cuando me ponga insoportable con la ovulación, recordadme que me lea este post unas cuantas veces

  • Otro postdata: El término "buenrollismo" no está admitido por la RAE, pero el "palabro" me encanta y la Frikipedia define al "buenrollista" como "tribu urbana y rural peligrosísima cuyo mayor distintivo en creer en el Buen Rollo Universal". Me encanta.

sábado, 16 de marzo de 2013

EL DON DE DRAPER

Queridas cuarentonas...cuarentañeras...y... ¡cuarentones!...sí, sí...cua-ren-to-nes. Por supuesto que sois bienvenidos. Especialmente si vuestros comentarios me siguen produciendo esa contínua hemorragia de endorfinas que tanto ha disparado mi autoestima en las últimas semanas. Después de publicar el post sobre el "Día de la Mujer Trabajadora", me llovieron  las respuestas de algunos varones airados que "por-su-pues-to-sa-bí-an-si-en-su-des-pen-sa-ha-bí-a-le-che (léase con tonillo castizo, que tiene más gracia). En serio...millones de gracias.¡Me encanta! Me encanta que os toméis la molestia de escribir vuestros comentarios...y más aún que seáis más de dos y tres lo que os despertéis en mitad de la noche asfixiados por la angustia de no saber si hay o no leche para el desayuno. Buena señal, sí señor.
Y dicho ésto, al lío. Bueno, no. Un inciso;  sabéis que no soy una bloguera activa (inevitables las connotaciones sexuales del término activa, sí, pero es lo que hay). Así que lo dejamos en "poco constante". Os recuerdo que no me gusta publicar por publicar, y que sólo lo hago si de verdad tengo claro qué quiero compartir. Me da igual que sea un desmaquillante, que una página web, que una serie de televisión. Y eso es precisamente lo que me ha ocurrido hoy; que el duende de la inspiración (yo no tengo musa) me ha dado un tirón de pelo para recordarme que Don vuelve. Ainnnnssssss...Don Draper!...el personaje de Mad Men que más tertulias post-cena ha protagonizado en mis encendidísimas discusiones con amigos. Os prometo  que en 19 Sushi Bar aún siguen buscando un pendiente mío que salió disparado (sabe Dios a qué velocidad) cuando en el fragor de la batalla dialéctica acerca de Don, reforcé mi perorata con esos aspavientos míos que tanto me delatan después de una botella de vino. 
Y es que Draper tiene un don; como espectadoras, nos encandila...como mujeres, nos repele. Y creo haber hallado el porqué de esta contradicción tan exasperante. Ojo,que a esta conclusión que ahora os voy a desmenuzar no he llegado yo solita, sino a través de las muchísimas conversaciones que he mantenido ( algunas más airadas que otras, claro) , sobre la figura que representa el guapérrimo John Hamm. Pero es que Don es así. NOS ENCIENDE. A todos y a todas. Literalmente. En todos los sentidos. Cuesta lo mismo defenderle que ponerle a parir. Es el rey de la contradicción. O mejor dicho; es quien mejor saca a relucir NUESTRAS contradicciones.
 Me explico; en la primera temporada de Mad Men conocimos a un tipo aparentemente perfecto: espectacular, sexy, inteligente, seductor, ingenioso...uffff....tan, tan, tan perfecto, que dolía. ...porque hay que ver qué bien fuma, qué bien se emborracha, qué bien lidera las reuniones en la agencia de publicidad, qué bien se tira a sus amantes, qué bien le pone los cuernos a Betty....espera, espera, ¿cóoomoooo?¿qué acabo de decir? ...entonces...¿cómo es la cosa?...¿somos capaces de disculpar en la serie lo que no consentiríamos en nuestra vida real? Pues...después de esas larguíiiiisimas y acaloradísimas discusiones, mi conclusión es: SÍ. En otras palabras...nuestro cinismo no tiene límites. O sea, que si lo hace Don, mola...total...es una peli...total...con lo bueno que está...total...si su mujer no se entera y ojos que no ven...total...mientras no me lo haga a mi...total...¿total, qué?...¡total, nada!. Vamos, que por el carril de subida circula la moral, y por el de bajada, Don Draper.
Pues bien, de todas mis amigas, la peor he sido yo. Sin duda. Así que, arrodillada y con el látigo de siete colas en la mano, entono el mea culpa:
Me acuso de haber disfrutado hasta el éxtasis viendo a Don Draper con cada una de sus amantes...
de haber sonreído cuando se bebía a culo dos Martinis para desayunar...
de haber disculpado sus comentarios machistas...
de haber justificado su despotismo...
Sí...todo eso y mucho más, peeeeero...la cara B del disco suena de otra manera; y es que, cuando en la quinta temporada Draper se convirtió en un marido fiel que ya ni miraba a los pivonazos que se le ponían a tiro, la cosa perdía "colorinchi". Así de crudo. Y en eso sí estábamos todas/os de acuerdo...nos pone muuuuucho más el "Don malote" que el "Don bueno". Os lo decía: pura contradicción. Y de ahí que nuestras disquisiciones sobre Draper terminasen como el rosario de la aurora; y eso que el guión siempre era el mismo, pero acabábamos cayendo en los mismos errores; todo empezaba con una frase tan simple como "¿habéis visto el capítulo de esta semana de Mad Men?...seguía con una "oda colectiva" a Draper...que si no hay tío más guapo en el planeta, que si es EL HOMBRE con mayúsculas, que si vaya cabronazo está hecho, que es normal que le ponga los cuernos a la sosa de Betty....bla bla bla...pero inexorablemente, minutos después, la conversación viraba hacia comentarios tipo "bueno, a mi me encanta, pero jamás de los jamases le querría como marido"...o "yo tengo un jefe así y le mando a tomar por c..." Entonces...¿en qué quedamos?...¿no será que todos llevamos un voayeur dentro y disfrutamos observando lo peor de los demás desde nuestro escondite?
Sea como fuere aquí estoy, como loca, arañando la mesa y contando los días que faltan para que se estrene la sexta temporada de Mad Men, que no alimentará mi alma (tendré que fustigarme mucho más), pero sí mi espíritu.
Además, ¡cuán agradecidas a Draper le estamos mis amigas y yo!...Ya echaba de menos esa terapia femenina que compartimos a gritos cuando nos venimos arriba hablando de Don en medio de un restaurante....y es que Don...es mucho Don.

jueves, 28 de febrero de 2013

¿EL DÍA DE LA MUJER TRABAJADORA? JA!

Cuarentonas/cuarentañeras; resulta extraño ésto de escribir con cierta disciplina; no siempre me apetece...no siempre resulto ingeniosa...y además soy exigente hasta el dolor ...no siempre tengo cosas que compartir...y lo peor...aún  no he logrado librarme de esa AUTOCENSURA que me impide escribir con total libertad lo que quiero, porque a veces siento sobre mi hombro derecho el peso de mi madre, mi padre, mi tía, mi jefe, mi asistenta,  mi vecina, el chino de la tienda o mis hijos. Ayyyy cómo pesan!! Caray!!! ¿Cómo lo hace Almudena Grandes para hablar de sexo cuando sabe que el polvazo que está describiendo a golpe de saliva y piel lo van a leer sus padres...o las mamás del cole...o el portero de su casa? Yo creo que hay que, o tener un par de c... , o haber seguido terapia para escribir sin miedo...sin miedo a las críticas, claro, porque para qué os voy a engañar...no me apetece ni-mi-ji-ta tener que aguantar el tipo el lunes a la puerta del cole sabiéndome observada/cuestionada/criticada por las mamás de los amigos de mis hijos. NO. NO.NO
¡Y hay que ver la de cosas que contaría!...peeeeero...tal y como diría mi amiga Icíar, tengo que desprenderme de los kilos y kilos de piedras que lastran mi mochila de los miedos. Y en ello estoy..en fin,  poco a poco..
La cosa es que no me apetece publicar por publicar...y si he tardado una semana en hacerlo era porque no tenía nada interesante que contaros. ¡Pero hoy SÍ! Hoy tenía claro cuál debía ser mi post. Es más, necesitaba escribir sobre ello porque si no...¡explosiono! (síiii...explosiono, porque el verbo explotar , dice la RAE, nada tiene que ver  con la manifestación violenta de un sentimiento hasta ese momento reprimido...).
El motivo de mi enfado es el "Día de la Mujer Trabajadora". ARGHHHH!...espera, espera...que necesito un traguito para empujar las palabras. ¿Cómo que "DÍA DE LA MUJER TRABAJADORA"? .Pues eso, que me remango y ahí voy.
De todas las fechas del calendario ésta es la que me produce más repelús. ¿Hay una "celebración" más absurda y demagógica?...¿cómo es que un día al año hay que reflexionar  sobre el papel femenino en la sociedad actual, los retos de la mujer, políticas en materia de igualdad, bla, bla, bla....¿para qué?...¿de qué sirve un diagnóstico sin tratamiento?
Yo empecé a trabajar a los 18 años. Hoy tengo 43. O sea, que llevo 25 añitos en activo, todo un lujo. Una superviviente, vaya, porque he tenido la inmensa suerte de haber estado solo una vez en paro, y fue por decisión propia. Nadie me echó. Me fui yo solita. Por cierto, ¿sabéis por qué lo hice?...porque mi trabajo me impedía ver a mi hijo más que de madrugada cuando se despertaba (¡qué noches me dio Mateo!) o en el biberón de las 7,00 A.M. Después, el niño se quedaba en manos de super Narcisa, una especie de ángel caído del cielo ecuatoriano que, literalmente, crió a mi hijo durante dos años.
¡Qué contradictorio resultaba todo aquello!...después de años y años estudiando para ser la mejor... para, como decían mis padres, ser una tía independiente y alcanzar cualquier meta que me fijase, allí estaba yo...en paro y deshaciéndome en explicaciones para que mi familia y amigos entendiesen el porqué de aquella decisión. Y no, nadie lo entendió.
Profesionalmente había logrado despuntar a pesar de lo jovencísima que era. Porque otra cosa no, pero yo siempre he vivido a 2.000 por hora...estaba donde quería estar, ganaba un super sueldo y mi trabajo me hacía feliz. Pero, ironías de la vida...tuve que dejar todo aquello por lo que siempre había luchado. Todo era mentira. Te educan para ser algo, te convences de ello, luchas por conseguirlo, y de repente es imposible si tienes un hijo...¿por qué? No debería ser así, claro que no, pero eso de la conciliación de la vida familiar y profesional...JA!...otro traguito para bajarla.
Millones de mujeres se plantean cada día qué coño hacen todo el día fuera de casa ganando una miseria si tienen que darle la mitad de su sueldo a una desconocida para que cuide a su hijo....porque NOOOO...no todas hemos tenido la suerte de contar con los abuelos. NO. Las mujeres de mi generación hemos entrado en la treintena con el movil colgado del cuello por si en mitad de la "super reunión" recibíamos ese fatídico SMS:"39º"..."joder...la fiebre del niño que no baja y yo sin poder abandonar la reunión". ¡Porque no!..¡porque soy una súuuuper mujer! ¡una suuuuper trabajadora eficiente y suuuuper profesional!...porque NO quiero que mis jefes (todos ellos hombres) piensen que es un error contratar a una mujer/madre, porque lo tengo todo controlado, porque seguro que me da tiempo a salir zumbando, coger al niño y llevarlo a Urgencias...y de paso busco una farmacia de 24 horas y comprar pañales...(ojo, que hace 15 años no había una farmacia en cada manzana, como ahora).
Y mientras tu cabeza va a mil por hora intentando encajar el tetris, tú sigues ahí, en la super reunión, porque nada de salir corriendo...no, no, no...eso ya lo hiciste la semana pasada y tuviste que aguantar los caretos de tus jefes . Y lo peor, sus comentarios:" ¿otra vez tienes al niño malo?...¡caray, pues qué flojo te ha salido, no?"...o..."si yo sé lo que es tener hijos, pero chica, que día sí y día también tengas que salir corriendo..."(y eso que eran las 9 de la noche, pero en fin)...
Total, que haciendo de tripas corazón y arrastrando una losa de vergüenza de 5 toneladas abandonas la reunión deshaciéndote en disculpas, te lanzas a la carretera a 180 Km/h mientras suplicas por el movil a Narcisa que aguante un poco más, que ya llegas, que la debes la vida tres veces y por supuesto un aumento de sueldo. Después de un atasco en la M-40 de los de antaño llegas a casa con el corazón en la boca, coges al niño, le tiras como una pelota de baloncesto a la Maxi Cosi, le llevas a Urgencias y cuando el pediatra te pregunta cómo ha sido la evolución del peque durante el día y le gritas: NO LO SÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉ´!!!!!...revisas tus SMS y le reportas los informes de Narcisa:

SMS 9,30: fiebre 38,5
SMS 12,00: sigue igual
SMS 14,00: "parese que bajó"
SMS 16,00: sigue sin querer comer
SMS 17.00: acaba de vomitar
SMS 20:00: 38,5º
SMS 21,00: 39º

En fin, que cuando llegas a casa con el niño ardiendo como una tea y tú con los tacones torcidos y la coleta encima de una oreja, mierda, te das cuenta de que tampoco hoy has podido hacer la compra. Y no hay leche para desayunar (si encontráis a algún hombre que sepa si hay leche en la despensa, clonadlo). Y te preguntas...¿en qué punto de mi vida me equivoqué? Pero claro, lo mejor es cuando te llama tu madre y te pregunta que qué tal el día...QUE QUÉ TAL EL DÍAAAAA??? JA!!! Y cuando arrastrando las palabras le explicas muuuy someramente cómo has sobrevivido al miércoles, te suelta: "pues hija, deja de trabajar, porque lo primero es lo primero y no has tenido un hijo para que lo cuide otra". Cóooomooooo????...y entonces a tí se te pasa toda tu vida por la cabeza a la velocidad del rayo, como al parecer ocurre durante el último minuto de las personas antes de morir...y te ves de pequeña estudiando como una loca, luchando por ese maldito sobresaliente, soñando con convertirte en una profesional brillante e independiente, consiguiendo ese trabajo, ascendiendo, triunfando...y PLAF!!...la carroza se convierte en calabaza.
Decidí irme al paro meses después de que aquel fatídico miércoles se repitiera tres veces por semana. Sí, ya sé lo que muchas estáis pensando ahora mismo, y tenéis razón...lo hice porque pude...y siempre he sido consciente de lo privilegadísima que fui por por poder hacer tal cosa...
Lo curioso es que, a pesar del tiempo transcurrido, las cosas no han cambiado mucho...en todos estos años me he hartado de ver cómo brillantes compañeras de trabajo renunciaban a su carrera para seguir caminando sobre el alambre que une casa y oficina. ¡Claro que nunca llegaron a ganar lo que sus compañeros varones! ¡claro que tenían ambiciones! ¡Y claro que fueron educadas para triunfar!...pero en España seguimos sin saber qué es eso de la conciliación laboral y familiar. Y por si fuera poco, ahora, además la crisis.
En los últimos meses algunas de las mejores profesionales que conozco han perdido su trabajo. Y no, no son felices. Saben que a sus cuarenta y tantos la recolocación huele a quimera. ¿Y sabéis lo peor?...que encima tienen que soportar comentarios de esta guisa: "mujer, pero si a tu edad estás mejor en casa que en ninguna otra parte", "anda, aprovecha y dedícate a tus hijos", o "hija, qué suerte, ahora tienes tiempo para hacer Pilates!". UFFFF....sí, hay que contar hasta cien para no "explosionar"....Y aún así, el 8 de marzo volveremos a escuchar que el 65% de las universitarias son mujeres, que las chicas salen más formadas pero consiguen peores empleos, que seguimos ganando un 20% menos que los hombres y que el 80% de las tareas familiares recaen sobre la mujer.


¿Y decís que el 8 de marzo se celebra...qué cosa?

P.D: Después de un año en paro volví a trabajar y me reproduje dos veces más.





*explosionar (RAE):a) especialmente en artillería, minería y otras disciplinas afines, provocar una explosión
                                 b)hacer explosión


*explotar:                 a) extraer de las minas las riquezas que contienen
                                 b)sacar utilidad de un negocio o industria en provecho propio
                                 c) Utilizar en provecho propio, por lo general de un modo abusivo, las cualidades o sentimientos de una persona, de un suceso o de una circunstancia  cualquiera
       











viernes, 15 de febrero de 2013

¡EL DESMAQUILLANTE PERFECTO EXISTE!

Queridas cuarentonas/cuarentañeras, hacía mucho que no colgaba un post de belleza y ya toca. Hoy os voy a hablar de uno de mis productos fetiche; se llama "Take de day off" (sugerente propuesta), y creedme,  es el desmaquillante perfecto. Pero ojo, que yo os voy a hablar del bálsamo, porque Clinique comercializa otros productos de limpieza facial de la misma línea que nada tienen que ver con éste.



 Os cuento; cuando abrís la caja, os encontráis una pasta de textura similar a la vaselina. ¡Tranquilas!. Es normal que lo primero que penséis sea "he tirado 35 euros a la basura" ( euro arriba / euro abajo), pero nada más lejos de la realidad. Cuando te dispones a probarlo, ¡descubres que no hay instrucciones!...lo más parecido que encuentras es una especie de folleto liliputiense adherido a la base de la caja que si consigues a) desplegar y b) leer, tampoco te aportará mucha información. Pero tranquiiiiiilas, que este cuento tiene final feliz.Yo tuve la suerte de probarlo siguiendo las recomendaciones de @milagritosmakup, que además de aguantarme todas las tardes de la semana mientras me maquilla, lo sabe todo-todito sobre productos de belleza y cosmética.
Pues bien, a pesar de que en Internet explican que lo más efectivo es impregnar un algodón y pasarlo por la cara, yo os aconsejo un método mucho más limpio y sobre todo más economico porque apenas desperdicias producto. A ello: cogéis con las yemas de los dedos una pequeñísima cantidad. De verdad que cunde muchísimo. Después os frotaís los ojos con la pasta, y cuando estéis como el "Joker" de Batman, os aclaráris con agua templadita. Sin más. No hay waterproof ni base de maquillaje que se le resista. Es apto para ojos y rostro y os doy mi palabra: ni escuece, ni deja la piel seca.
La primera caja me duró dos meses, o sea, mucho menos de lo previsto, pero evidentemente fue por mi mala cabeza, ya que estaba acostumbrada a emplear grandes cantidades de crema desmaquillante para acabar con el último resto de máscara de pestañas o maquillaje.
Mi sorpresa fue mayúscula cuando descubrí que en efecto, con muy poco producto bastaba. Y eso por no hablar del tiempo que te ahorras desmaquillándote, porque hay que ver qué pereza da llegar a casa pintada como una puerta y empezar con una toallita "para quitarte lo gordo", luego un limpiador específico para ojos, otro para el resto de la cara, después un jabón...pufff...11 minutos MÍ-NI-MO. Con este bálsamo, no. Solo necesitas un producto y tardas lo que tardarías en enjabonarte y aclararte las manos.
¿Ydónde está la trampa? os preguntaréis...¿qué es lo malo?...pues en mi humilde opinión, lo malo es que sólo puedes comprarlo, o a través de Internet , o en el Corte Inglés, porque al parecer el señor Isidoro Alvarez se ha quedado con la exclusiva de ciertos productos.
Lo que sí encontraréis en cualquier perfumería es el aceite desmaquillante o la leche limpiadora de "Take the day off"...y NO ES LO MISMO...Pero bueno, para gustos, los colores.
Y no, ni me llevo comisión ni Clinique me hace descuento por hablaros de este productazo Sólo quería compartir con mis cuarentonas/cuarentañeras un descubrimiento que a mi, al menos, me ha hecho muy feliz. Ya me contaréis.

viernes, 8 de febrero de 2013

SAN VALENTÍN ES COSA DE NIÑOS

Queridas cuarentonas/cuarentañeras...¡se acerca San Valentín! Y no me refiero a la versión "walking dead" del sacerdote que fue martirizado por empeñarse en celebrar en secreto matrimonios de jóvenes enamorados. Noooo. Al pobre cura le dejamos descansar.
Me refiero al 14 de febrero, esa fecha que de pequeña adoré, de adolescente disfruté, de jovencita olvidé, a los treinta aborrecí...y que a los cuarenta cobró un nuevo significado para mi. Os cuento.

Era una niña y el término novio/ligue/marido no entraba en mi vida, pero yo, romántica de pro, soñadora incorregible y ferviente devota de las leyendas de amor, ya vivía cada San Valentín con toda intensidad. Recuerdo lo nerviosita que me ponía cuando sonaba el timbre de la puerta y el repartidor de turno llegaba disfrazado de ramo de rosas. Disfrazado, literalmente. Porque ¡hay que ver los pedazo de ramos de flores que mandaba mi padre! Conservo esa imagen grabada a fuego; mi madre haciéndose la sorprendida al abrir la puerta mientras susurraba un "qué raro, ¿quién será?"...(ja, como si no lo supiese), mi madre abriendo el sobre, mi madre leyendo la tarjeta , mi madre sufriendo una hemorragia de endorfinas...mi madre feliz. Y yo dando saltos a su alrededor...¿quién es, mami?, ¿quién te manda flores?, ¿qué pone en la tarjeta?...(ja, como si no lo supiese). Por cierto que nunca entendí por qué si mi padre llegaba a casa dos horas después no era él quien llevaba el ramo en persona....en fin, esas cosas que pensaba yo. Pero lo bueno venía después;  cuando mi padre, tan guapo, tan joven, entraba por la puerta y mi madre, tan guapa, tan joven, se colgaba de su cuello. Claro que aún no os he dicho que mis padres son la pareja más enamorada que ha habido en los últimos mil años.
Y así crecí, presenciando aquellos momentazos de amor, creyendo que "eso" era la normal...y soñando con tener 14 años para que "eso" me pasara a mí. Pero ¡ay! ¡sorpresas te da la vida!
Yo, romántica de pro, soñadora incorregible y ferviente devota de las leyendas de amor, acabé admitiendo que en realidad el día de San Valentín era tan corriente como cualquier otro..sin una tarjeta en la cajonera, sin un beso, sin sorpresas...sin flores. A ver, ¡que lo de menos era estar enamorada! Lo importante era constatar de algún modo que esa magia que se respiraba en mi casa podía colarse también por la ventana del colegio. Y NO. Nunca se coló ni por la ventana del colegio, ni por la de la Facultad, ni por la del trabajo, ni por la del coche...Y con ésto no quiero decir que mis parejas no me quisieran/amaran/desearan/mimaran...¡ni mucho menos! Pero ese Día de los Enamorados que tantas veces visualicé lleno de amor, bombones, tarjetas y flores...nunca llegó. Al menos como yo imaginaba.
Y claro, empecé a militar en el partido de las que dicen "menuda chorrada San Valentín",  "pero si ésto del Día de los Enamorados es puro marketing", o "¿cóoooomo que si voy a regalarle algo a mi pareja?". En fin, puro desencanto...ayyyy!¿dónde había quedado mi romanticismo?
Es más; el hecho de saber que el 14 de febrero fuera el Día de los Enamorados en los países anglosajones y el Día del Amor y la Amistad en Latinoamérica...mmmm....como que le quitaba "colorinchi" al asunto.
Y de repente un 14 de febrero pasó algo que lo cambió todo. Fue ésto:



Así de simple. Así de sencillo. Aquel 14 de febrero mi hijo me despertó con un "feliz San Valentín, mami. Te quiero". Y aquella tarjeta llena de manchas de fruta o de vete-tú-a-saber-qué no fue lo mejor. Nooo. Lo mejor fue descubrir que él sí había vivido los preparativos de ese día con ansiedad, que había resistido como un jabato la tentación de darme su regalo antes de tiempo....que él, con sus cuatro añitos, estaba paladeando las mieles del Día de los Enamorados como yo lo hice cuando era pequeña. En otras palabras, que San Valentín era cosa de niños.




 Él no esperaba que nadie llamara a la puerta con un ramo de flores gigante, pero sí tenía claras dos cosas: que era un día especial y que estaba "enamorado" de mí. Todo un regalo, sí señor.
Así que a mis 43 primaveras ya no me planteo si el 14 de febrero es el Día de los Enamorados. Eso sí, el próximo jueves me encomendaré a San Valentín para pedirle dos cosas: que mi madre siga sufriendo una hemorragia de endorfinas cuando mi padre le regale flores y que mis hijos me recuerden un año más que soy la mujer de su vida.


jueves, 31 de enero de 2013

SHAMELESS: QUIERO SER FIONA GALLAGUER

Queridas cuarentonas/cuarentañeras, advertidas quedáis; en este post voy a escribir sobre Shameless, la serie más irreverente, ácida,  gamberra y políticamente incorrecta de cuantas he visto. Así que, puritanas, mojigatas y escrupulosas, no perdáis el tiempo. Yo por mi parte, aún sacudida por el impacto emocional del último capítulo, intentaré defender lo "teóricamente indefendible". Y digo teóricamente indefendible porque ya he tenido más de un rifi-rafe dialéctico con algunas personas que no han podido ver/resistir/aguantar más de tres minutos seguidos de la serie..¡normal! Es MUY fuerte y no apta para un sinfín de públicos. En todos los sentidos.

Así que vuelvo al principio: Shameless es irreverente, ácida, gamberra, políticamente incorrecta...Sí. Todo eso. Pero además es la serie más entrañable, positiva, tierna y optimista que se podía rodar. Por eso me gusta. Por eso me he vuelto una completa adicta a la familia Gallaguer. Por eso espero con auténtica ansiedad que llegue el domingo. Por eso de mayor quiero ser Fiona.


Cuesta mucho defender lo que a priori parece "malo".  Y eso es exactamente lo que logra la serie; vapulea tus cimientos y los pone patas arriba. De repente te ves a tí misma justificando lo injustificable; mirando con cariño a un padre alcoholizado que se gasta el dinero de sus hijos en drogas sin importarle un bledo si los seis chavales van a poder comer ese día.

Muchas veces he intentado imaginar la primera reunión entre el Director de Shameless proponiendo a la cadena una serie de este corte: "...verás, Menganito, todo gira en torno a una familia desestructurada formada por un padre alcohólico e inmoral y sus seis hijos. El clan está capitaneado por la hija mayor, Fiona, una joven veinteañera de vida desordenada que todos los días debe luchar contra un millar de desgracias para que sus hermanos lleven una "vida normal". Lip, otro de los hijos, es un superdortado de talento echado a perder que vive del trapicheo. El tercer hijo, Ian, es un adolescente homosexual que acaba de ennoviarse con un delincuente violento y asqueroso. Para la pequeña Debbie, de diez años, las drogas y el sexo son algo normal. Otro de los Gallaguer, Ethan, es el típico niño que ninguna madre querría cerca de sus hijos; es malo-malísimo, disfruta torturando a los animales y adora las armas. Ah, y por último el bebé de la casa...un negrito que va de mano en mano porque le cuidan entre todos...con los riesgos que ello implica, claro"...Lo dicho...os imagináis la cara del responsable de Channel 4?. Yo no.


Porque en la serie, aparentemente NADA está bien. NADA es legal. Y sin embargo, acabas justificándolo TODO.¿Y sabéis por qué?...porque Shameless en el fondo es una lección vital; la demostración de que los valores más humanos y valiosos pueden surgir incluso del caos y la maldad. Shameless es todo eso y más; es una inyección de B-12; es la inmoralidad hecha virtud...un tsunami de ternura. No hay hermanos más unidos que los Gallaguer. Son capaces de TODO por defender el clan...perdonan al degenerado del padre una y otra vez. Se apoyan entre sí, se protegen. Los niños han madurado a base de golpes...no tienen un duro, todas las desgracias se ceban en la familia, la mala suerte les persigue.Y en medio de ese caos, mi adorada y admirada Fiona...la chica barriobajera más bonita, buena y adorable que haya parido el celuloide.Cuando parece que van a levantar cabeza, ¡zas!, la vida les sacude de nuevo...y a pesar de todo, son felices. ¿no es increíble?


Por eso me voy tocada todos los domingos a la cama. Las tramas son tan fuertes y la empatía que estableces con los Gallaguer tan profunda, que resulta inevitable ponerse en su piel y sufrir con ellos...ojo...y disfrutar también, porque hay que ver las juergas que se corren.
 Ay!!! qué necia es la condición humana, que tenemos que ver lo mal que lo pasan algunos para recordar lo bien que estamos nosotros!

Por eso cada vez que algo horrible sucede en el capítulo (que por cierto, suele ser cada 30 segundos), me cubro la cara con el cojín y suelto un "joder, esta vez sí que se han pasado". Lo milagroso es que en el siguiente plano ya lo has perdonado todo. Da igual lo que hagan: secuestrar a una enferma de Alzheimer para no perder la pensión de su abuela, darle un valium a un bebé para que deje de llorar, suministrarle cocaína al padre para que se levante...acabas justificando todo lo que hagan aunque sea políticamente incorrecto. Es justo lo que le dirías a tus hijos que no hicieran jamás...y eso le descoloca a cualquiera
En fin...¿irreverente? ¿transgresora? ¿incorrecta?...No. No hay adjetivos que definan su grandeza. Para mi es, sencillamente magnífica....un claro ejemplo de la máxima que siempre he defendido: en esta vida todo es relativo. No hay verdades absolutas. No todo es blanco o negro; hay grises, muuuuchos matices de gris.Y ahí en medio está Shameless.. Desbaratando mi conciencia cada domingo y poniendo a prueba mi moral. Y eso me gusta.

* La versión americana de Shameless está basada en la serie homónima inglesa que emite Channel 4. En España podéis ver la tercera temporada en versión original los domingos a las 21,30 en Canal Plus Comedia

sábado, 26 de enero de 2013

¡YA TENGO MI GLOSSYBOX!





Pues sí, cuarentonas/cuarentañeras!!!...¡la tengo! Y me ha gustado muchísimo. Ya sabéis que el contenido era toda una incógnita. Así que, misterio desvelado. Os cuento; la Glossybox de enero incluye cinco productos : laca de uñas, jabón exfoliante,sérum, sombra de ojos y aceite hidratante corporal. Ya los he probado todos (no por adicción a la cosmética, sino para poder contaros rápidamente mi opinión), y de todos ellos, hay dos que me en-can-tan: el aceite y el sérum. Por partes; el aceite es de la marca brasileña O Boticário. Viene en un envase de 250 ml, que no está nada mal, y ¡no sabéis cómo huele!...se usa después de la ducha y deja la piel suaaaaaaave, suaaave y nada untuosa. El aroma es exótico, mezcla de canela, maderas orientales...una pasada. Ya digo, le doy un diez.

La laca de uñas me ha gustado también mucho. Tiene efecto brillo óptico con una fórmula blanqueadora que además de reparar, le da un tono claro súper bonito a la uña. El envase es de 10 ml. La marca es alemana (Alessandro) y se llama"Pro White". Por cierto, uno de estos días os tengo que hablar de uno de mis productos estrella, un top coat espectacular.


A lo nuestro; otro producto que he probado y me ha sorprendido muchísimo ha sido el sérum. Y me ha sorprendido por varios motivos; en primer lugar porque después de UNA ÚNICA aplicación, se nota. Lo prometo.
La piel luce un aspecto...hummm...cómo diría...más saludable?...pues sí, así es. ¿Sabeis cuál es la sensación que tenéis después de haber corrido durante una hora?...como si la piel respirase por cada poro?...pues algo parecido. En realidad es un sérum anti-arrugas que contiene un 8% de ácido ascórbico, la única vitamina C pura y estable que penetra en la piel. A título anecdótico os cuento que en el mercado se le conoce como "el sérum de las estrellas"...en fin, habrá que saber qué estrellas...y tampoco creo que TODAS esas estrellas vayan contando sin "pasar por caja" cuál es el sérum que utilizan. Pero insisto, merece la pena probarlo. Es de la marca AURIGA y se llama FLAVO-C. Su precio en el mercado es de 37€ y viene en envase de 15 ml. El otro aspecto que me ha sorprendido, y no por bueno, ha sido su olor. Es muy, muy  ácido y a mi particularmente me parece un pelín desagradable.Vale que yo soy un poco histérica con los olores, pero esta vez no exagero. La solución es aplicarte tu crema hidratante inmediatamente después. Eso sí, ¡no olvidéis lavaros las manos!

Nada que ver con el jabón exfoliante de BEAUTYBIRD que viene en la Glossybox. Una maravilla. Está hecho a base de partículas de semilla de melocotón y tiene un olooooooor...es-pec-ta-cu-lar. Aunque su verdadera virtud reside en lo suavecita que deja la piel del cuerpo. A lo mejor hoy la pruebo en el cutis. Cada vez me gustan más los jabones para limpiar a fondo la cara después de desmaquillarme.

Y por último, la sombra de ojos. Es de la firma MODELCO.Ayer se la enseñé a mi maquilladora, (que es la-me-jor-del-mun-do y que hace auténticos MILAGRITOS conmigo) y me dijo que los pigmentos eran buenos porque cubrían muy bien. Y chicas, eso es lo que debéis tener en cuenta cuando compréis una sombra; que con poco producto el pigmento se extienda facilmente y, valga la redundancia, pigmente. Los tonos que vienen en el estuche son beige y marrón. Pueden combinarse (recomiendo el tono clarito para la parte superior del párpado, justos en la cuenca, bajo las cejas) o usarse por separado. Ah, y es de larga duración.

Conclusión: repetiré experiencia con la Glossybox de febrero (puf, cómo pasa el tiempo) y ya decidiré si formalizo una suscripción semestral o no. De momento, muy contenta. Besitos, cuarentonas.










lunes, 21 de enero de 2013

DEALEXTREME: EL CHOLLO DE LOS CHOLLOS

Hola cuarentonas/cuarentañeras!...este saludito va por tí, querida Paloma. ¿Pero por qué a muchas no os gusta el término" cuarentona"? En fin, dejo esta discusión para otro día, pero vais a ver cómo os convenzo de lo maravilloso que es el término. Lo dicho, para otro post. Porque hoy os voy a hablar de una página web que algunas conoceréis, pero que seguramente la  mayoría ignora. Se llama DEALEXTREME. Bueno, seré correcta: www.dealextreme.com. Es el paraíso de los apasionados de la informática. Aquí encuentras todos los productos de electrónica y gadgets que puedas imaginar. Sí, gadgets.Como la definición no está en la RAE, he tirado de Wikipedia. Y ahí va: "así se llaman los aparatos, artefactos y dispositivos tecnológicos que han sido creados con un propósito y una función. Suelen ser de pequeñas proporciones, muy prácticos y casi siempre presentan una novedad". Vamos, como diría la gaviota de la película La Sirenita: cachivaches. Pero ojo, cachivaches que a mí al menos me vuelven loca. Porque también me declaro adicta a la tecnología. No es que tenga mucha idea, pero oye, lo intento. Y si no, que se lo pregunten al santo de mi hermano, que se pasa la vida traduciéndome "palabros" y explicándome con una mezcla de pena, hastío y estupor cosas para él evidentes y que a mi se me antojan tan complicadas como la ecuación matemática de la órbita de Saturno.
Esta tienda online con base en Hong Kong tiene tres aspectos muy, muy interesantes:
  • Un catálogo extensísimo donde se puede encontrar TODO lo relacionado con la informática: cables, adaptadores, tarjetas, baterías, fundas para el movil, juguetes electrónicos...Y no sólo eso, también cientos de artículos raros y algo frikis. Léase: grifo de leds que cambia de color con la temperatura,  naves voladoras teledirigidas, mini cámara dental para verte el interior de la boca, etc.Creo que, salvo vestidos para novias, lo tiene todo. Mejor lo véis...eso sí, con tiempo, porque ya digo que como entréis en la página os va a costar salir. 
  • Un precio asombrosamente bajo...asombroso y casi de ficción
  • No tiene gastos de envío.¡Ay, cómo es eso del Free Shipping! Desde que comencé a comprar por Internet, os juro que estas palabras entran automáticamente en la barra del buscador: "UGG free shipping", "Hunter free shipping"...si cuela, cuela...Y en Dealextreme eso es lo más curioso; da igual cuánto cueste tu pedido. Por muy barato que sea, te lo envían sin cobrarte el envío. Yo hice la prueba y pedí un cable micro-USB que costaba 1$, ojo, un dolar, ni siquiera un euro.Y sí, el cable llegó.Y funciona perfectamente.
Lo "único" malo es el tiempo que tardas en recibirlo. La media es de tres semanas a un mes, y a veces se demora hasta dos meses. Pero llegar, llega. El método de pago es a través de Paypal, un sistema que hace de intermediario entre el comprador y la empresa y que garantiza una transacción segura.



Vais a ver la cara que se os queda cuando comparéis los precios de un mismo gadget en Dealextreme y en cualquier otra tienda. ¿Cuál es la trampa? sinceramente, ni idea, porque no conozco a nadie que no esté encantado con los productos que ha comprado en esta página web. Mi último capicho ha sido un MP3 con emisor de radio para enchufar en el mechero del coche. Me encanta. Total, si no funciona bien, que seguro que sí, sólo habré perdido 5 dólares. Pues eso.
  

domingo, 20 de enero de 2013

ADICTA AL EBOOK

Lo confieso. Soy infiel. ¿Desde cuándo?...mmmm...desde hace más de tres años. ¿Con quién?...mmm...con varios, aunque claro, el primero me marcó. Su nombre no me decía mucho al principio. Ni a mí, ni a ninguna de las personas con las que hablé de él. Pero sus virtudes eran otras. Cada día que pasaba me gustaba más; venía conmigo a todas partes, me pasaba horas y horas con él cada noche antes de dormir. Era pequeñito, delgado...y como yo tampoco tenía experiencias en estas lides, el tamaño me pareció perfecto; ni muy grande ni muy pequeño. Jamás pensé que me pudiera ocurrir a mi, pero ya veis, la tentación fue más fuerte. Y cambió mi vida. Ja. A mi!...que juré y perjuré que jamás lo haría...y aquí estoy...¡COMPLETAMENTE ENGANCHADA AL EBOOK!
Me dolía la boca de repetir eso de que donde estuviera el papel se quitara la tinta electrónica, que no hay nada comparable al tacto de un libro (cuando se habla de leer, claro), que jamás de los jamases cambiaría mi amadísima biblioteca por un dispositivo "sin alma literaria"...etc, etc, etc
Pero bueno, quienes me conocen ya saben que siempre suelo hacer lo contrario a lo que pienso...y hete aquí que me compré un libro electrónico. ¿Qué cuál? pues el que me quisieron vender, porque por aquel entonces nadie de mi entorno tenía uno. Fui una completa pionera. Ni siquiera la vendedora de El Corte Inglés supo decirme, aparte del precio, en qué se diferenciaban unos de otros. Total, que adquirí mi Papyre; un ebook muy digno que la verdad, ha sabido envejecer bien. En casa ya hay dos ebook más. Son de otras marcas y por supuesto son táctiles, tienen conexión wi-fi, lápiz óptico, lamparita incorporada, y hasta voz. Pero yo, como diría Sabina de "su gorda", yo me quedo con mi viejo Papyre.
Pues bien, puesta a confesaros cosas, os diré cuál ha sido mi mayor descubrimiento de los últimos años: http://papyrefb2.net/.
Desde vuestro ordenador o desde vuestro dispositivo Android podéis acceder a esta biblioteca descomunal  que pone al alcance de todo el mundo más de 16.000 títulos gratis en castellano y  400 en otros idiomas. Basta con registrarse. Los formatos de descarga son los más habituales: Epub, PDF, FBb2 y Mobi.Y creedme, hay infinidad de ebooks cuya calidad ha mejorado sustancialmente gracias al trabajo de todas las personas que han contribuído a formar esta comunidad. Aquí lo dificil es NO encontrar un libro, porque están todos!...desde esas joyitas incunables y descatalogadas que hemos buscado durante años hasta las novedades más recientes. Y de todos los géneros: ciencia, humanidades, narrativa, poesía, teatro, autoayuda...en fin...el paraíso de cualquier lector.
En esta comunidad los usuarios manejan todo: publicación, maquetado y por supuesto la tarea de compartir los archivos. ¿Más puntos a su favor? Ahí van: se exige una maquetación de alta calidad (algo muy de agradecer), el manejo de la herramienta es sen-ci-llí-si-mo (algo que agardezco aún más), y además se trata de una página de intercambio de archivos sin ánimo de lucro. Y después de muchas consultas jurídicas, os diré que, con la ley en la mano, a día de hoy, descargar un libro para uso personal y sin ánimo de lucro es perfectamente legal. Por cierto, a ver si los editores se bajan de la parra de una vez y empiezan  a ofrecer ebooks a un precio razonable, que no es lógico que entre un libro de papel y uno electrónico del mismo título haya una diferencia de apenas 3 euros. Pues eso.

viernes, 18 de enero de 2013

¡A POR LA GLOSSYBOX!

Hola, cuarentonas!...os cuento qué es ésto de la Glossybox que a mí, particularmente, me parece un pe-da-zo de idea. Es una manera de conocer todos los productos de alta cosmética que salen al mercado por muy poco dinero. Cada mes recibes en casa una caja con cinco miniproductos de las marcas más exclusivas que pueden ser cremas faciales, nuevas fragancias, tratamientos capilares, bases de maquillajes, pigmentos, barras de labios, esmaltes de uñas, etc. La clave es el tamaño, que aquí, ja ja, sí importa. Los envases no son tan pequeños como las muestras que se distribuyen gratuitamente ni tan grandes como los que se comercializan en las tiendas. Cuesta 15 euros al mes si tu suscripción es mensual, 82 si es de seis meses y 165 si es anual. Lo bueno es que, si eres de las desconfiadas, como yo, y te da miedo lanzarte a la piscina, puedes probar mes a mes porque no hay compromiso de permanencia.
Las marcas, todas las que podáis imaginar: Anne Möller, Caudalie, Clarins, Estee Lauder, Escada, Chen Yu, Kérastase, Kryolan, La Roche-Posay, Liérac, Nuxe, Valentino...y muchísimas más que podeis ver en la página web: www.glossybox.es .


Es evidente que no siempre nos gustarán TODOS los productos que entren en la caja, pero el riesgo es mínimo, porque siempre tendrás a quien regalárselo sin la impresión de que has metido la pata gastándote un fortunón. Y oye, quedas como una reina. Otra cosa, el tamaño es super útil para irte de viaje. Ah, y olvidaba que cuando solicitas tu glossybox has de rellenar un formulario sobre tu tipo de piel, los aromas que prefieres, la clase de cabello que tienes, etc, porque dentro de lo posible, intentan enviarte productos que se adapten a tus gustos.
En fin, que yo ya he pedido mi caja de enero, y cuando llegue os contaré. ¿Interesante, verdad? Pues preparaos para mi siguiente post, porque os voy a contar cuál es una de las mejores aplicaciones que conozco para smartphones. Sólo os daré una pista: si os habeis pasado ya al mundo de los ebook, es la aplicación soñada. Hasta mañana, cuarentonas.



jueves, 17 de enero de 2013

¡BIENVENIDAS, CUARENTONAS!

¡PERO QUÉ GANAS TENÍA!



Chicas, bienvenidas!...cuarentonas, cincuentonas, casadas, solteras, separadas, trabajadoras, paradas, madres, abuelas o singles de vocación. Todas encontraréis aquí algo que os interese, seguro. Yo tengo 43 años, tres hijos, un montón de amigas con experiencias profesionales y personales suficientes como para escribir un libro, cinco lustros de periodismo a la espalda...y tantas cosas por contar!. Así que, con toda humildad y toneladas de entusiasmo, he decidido crear un blog útil y divertido pata todo tipo de mujeres. El requisito, haber cumplido los 40. Porque sí, porque con el segundo "ta" las cosas se ven de otra manera y porque, yo al menos, ya sé cómo soy y cómo quiero que sea la segunda mitad de mi vida.
En este blog habrá un poco de todo; direcciones, trucos, "descubrimientos", salud, belleza, moda, decoración, hijos, teconología, literatura, música...y será un blog absolutamente interactivo, porque todos vuestros comentarios y aportaciones serán bienvenidos.
Así que, manos a la obra!